Nuevas soluciones para el alquiler de locales comerciales

El mundo de los locales comerciales está ante una oportunidad, que pasa por evolucionar.

Nadie sabe qué pasará mañana y evidencia que necesitamos sumarle algo más a la negociación tradicional, para evitar tomar decisiones basadas en opiniones que son emocionales y perjudican a ambas partes; y hacerlo, en su lugar, con información real medible, para tomar decisiones inteligentemente racionales que beneficien a ambas partes.

En el 2008, la incapacidad de medir el valor comercial inmobiliario (que es el número de consumidores que genera una calle y no las ventas del arrendatario que suma a lo anterior el valor del arrendatario), provocó rupturas de mercado, que es cuando un local queda desocupado y no se alquila, o se alquila perdiendo dinero el propietario. Esto provocó un contagio, descendiendo también el valor de los locales ocupados. Ambas partes se perjudicaron con sus decisiones, unos perdieron sus alquileres y los otros sus negocios e inversiones, y el país muchos puestos de trabajo.

El modelo matemático SMEx de Truebroker (obtenido de medir el valor comercial inmobiliario de las principales calles comerciales de Madrid 12h/día durante todo un año, desde el 2013), nos permite proponer una “SOLUCIÓN para el pago de los alquileres de los locales comerciales de Madrid”, no sólo qué hacer con la renta en el tiempo de cierre, sino algo de lo que aún no se habla y va a ser más determinante, sobre qué va a pasar con los alquileres tras reabrir al público si el consumo desciende y cómo evitar una ruptura de mercado generalizada. Al poder medir, mes a mes tras la reapertura, cómo evoluciona la realidad y el valor de mercado de cada local, podremos ajustar lo máximo a ella el pago de los alquileres, evitando las rupturas de mercado que perjudican a ambas partes (que es el verdadero peligro de este reto), y permitirá a las partes tomar decisiones con confianza de cuál es el mejor escenario para ellos, consiguiendo que el arrendatario reciba la ayuda necesaria justa, y el propietario no pierda dinero.

Tras reabrirse los negocios mediremos mes a mes para ayudar a las partes a modular la renta a la situación real, adaptándose a una nueva realidad que irá modulándose en los próximos meses y que ninguno conocemos. Contempla la posibilidad de medir un rebote al alza en el consumo en el valor, que permita entonces a los propietarios recuperar las concesiones de rentas, no obligando a las partes a que los acuerdos que tomemos ahora, bajo incertidumbre, condicionen las futuras, o les impida alcanzar el escenario óptimo, y permite una solución más adecuada desde el inicio en los alquileres, sin necesidad de saber ahora qué pasará mañana. También permite, tras la reapertura, detectar qué parte de las caídas de las ventas de los arrendatarios son ajenos al valor comercial inmobiliario, y poder también, si se desea, pactar soluciones distintas, incluido permitir una renta por debajo del valor para el arrendatario a cambio de dos concesiones, que van a permitir al propietario aumentar sus ingresos totales. Esta solución también permitiría que se pudieran alquilar los locales que hoy están vacíos o los que quedarán vacíos, porque permitiría una renta sostenible, con posibilidad de mejora siguiendo la recuperación del valor.

Poder medir mes a mes y comparar con respecto al valle de la anterior crisis, 2013, nos permite poder medir cuándo se ha iniciado una recuperación, lo que ayudará a las partes templar las decisiones y establecer límites.

 

Pablo Beltrán
Truebroker. Ceo&Researcher

Compartir en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *