Inquilinos en situación de vulnerabilidad económica para el pago del alquiler de vivienda

El arrendatario deberá acreditar ante el arrendador, mediante los documentos indicados en el Real Decreto-ley, que a consecuencia del impacto del Covid-19 está en situación de desempleo, ERTE, reducción de jornada por motivo de cuidados o cualquier circunstancia similar que suponga que los ingresos de la unidad familiar en el mes anterior a su solicitud no alcancen 3 veces el IPREM; y que la renta y los gastos y suministros básicos son iguales superiores al 35% de los ingresos netos de la unidad familiar.

Se excluyen los supuestos en que el arrendatario o cualquier miembro de su unidad familiar sea propietario o usufructuario de alguna vivienda en España, salvo que se acredite que no se puede disponer de ella por separación, divorcio, inaccesibilidad por minusvalía o cualquier otra causa ajena a su voluntad.

Compartir en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *